¿1789? Alfred Rosenberg (1921)

¿1789?
Alfred Rosenberg
1921
Artículo publicado el 22 de febrero de 1921 en el Völkischer Beobachter como crítica a
las concepciones de la llamada revolución francesa, o sea, la toma del poder de la
burguesía y el dinero.
Hoy parece finalmente alborear a un pequeño número de hombres que la lucha por la
esencia alemana y el Reich alemán no ha acabado, sino que ha empezado. Se sabe que
está próximo un asalto decisivo por parte de las organizaciones revolucionarias
mundiales y todas las fuerzas nacionales del pueblo alemán conjuran por una
agrupación activa y por una enérgica sublevación.
Algunas veces, sin embargo, impresiona curiosamente ver que también estos hombres
encuentran que es preciso para el más claro germanismo, mirar hacia la
gran revolución francesa como ejemplo para la venidera revolución alemana, y que
todavía no se han liberado del funesto destierro de las consignas arrojadas en aquella
época al mundo. Libertad, igualdad, fraternidad, humanidad, etc., repercutieron
entonces más allá de los Vogos. Estas mismas contradictorias frases nunca han
fracasado su efecto sobre las grandes masas, más produjeron por medio de sus confusas
disposiciones necesariamente una desgracia tras otra. Pero una generación descendió de
ahí, la nueva, insignificante, olvidadiza, tambaleada de nuevo tras baratijas
resplandecientes para su propia infelicidad. Y prospera siempre en lo profundo de una
conspiración internacional.
¡Igualdad! Esto no es ni más ni menos que un llamamiento a todos los sentimientos
plebeyos de los hombres. Pues a través de la obsesión de esta consigna se suscita el odio
constante y permanente en todas las capas sociales del perezoso y del impotente contra
toda grandeza, contra toda excelente aportación y personalidad que se eleva a un
ideal. La doctrina de la igualdad roba al hombre de antemano la aspiración a la
perfección, destruye toda veneración. No aspira a subir a los más pequeños a los más
grandes modelos, sino que arrastra todo lo alto por el polvo. Viene a ser lo mismo tanto
si la igualdad de hermanos de 1789 rezumaba en los campanarios góticos, porque eran
más elevados que las otras casas, como si fuese canciller del Reich un Herman Müller.
Libertad es para todos nosotros un concepto más venerable. No obstante, en relación
con la igualdad se ha convertido en la predicación de la arbitrariedad. Y si ahora se
enseñan los derechos de la libertad y no los deberes, se irá irremediablemente por el
camino hacia la anarquía.
Es por ello que el año 1789 ha devenido un año sagrado para los entusiastas menos
críticos y para los intrigantes más críticos. Los unos, se embriagan en él, los otros,
aprovechan sus productos para sus propios fines.
No hay ninguna duda sobre ello de que el antiguo sistema de Francia estaba maduro
para el ocaso. Quién fuese especialmente responsable en particular de la entonces
corroída economía, no puede ser objeto de discusión aquí. Ella se hundió. Sin embargo,
en su lugar no compareció ninguna gran idea ética, sino una traca de frases que hasta
hoy como una droga ha llevado a los pueblos a ilusiones.
El sentimiento nacional de los franceses les ha preservado siempre de la aparente
inevitable decadencia. Les salvó también de las manos de sus mezquinos dirigentes. Es
erróneo que esta conciencia nacional la haya implantado la revolución. Vivió
organizada y consciente desde la unión del Imperio por Luis XI hasta el día de hoy.
Esto sería una cuestión. Y luego además: el año 1789 significa para todos nosotros la
emancipación de los judíos, la hora del nacimiento de los espíritus yermos en la cultura
europea.
Ya se sabe cómo se llevó a cabo. El proveedor del ejército francés, Cerfbeer, había
rogado a Moses Mendelsohn de aprovecharse de la gran autoridad que también tenía
entre los cristianos y redactar un escrito para la emancipación de los judíos. Mendelsohn
no consideró este camino por lo práctico y erigió su portavoz en Dohn, después de que
su obra sobre la reforma de los judíos fuese redactada. “Mendelsohn pensaba y Dohn
escribía.” (Graetz) En el salón judío de Henriette Hertz en Berlín presentó Mendelsohn
a Dohn a Mirabeau, que a la sazón estaba endeudado hasta las orejas con los judíos, y
que más tarde sería defensor de los judíos. Todas las reclamaciones de los alsacianos,
que expusieron irrefutablemente las destructoras consecuencias de la igualdad de
derechos para un pueblo de usureros, fueron en balde. Sí, uno de los principales
pregoneros de la en aquella época predicada revolución mundial, Duport, dijo que la
lucha contra la emancipación de los judíos era al mismo tiempo una lucha contra la
constitución francesa. La idea de la igualdad de derechos producía sus frutos. Sus
representantes echaron las fronteras por tierra, se desarmaron ellos mismos, y las
asociaciones judías nacionales-internacionales entraron con igual avidez en los estados
europeos.
¡En todos los Estados de Europa! Pues bajo la protección de los franceses se cumplió
en el oeste de Alemania la emancipación de los judíos, la creación de sinagogas, etc. La
idea se extendió y a pesar de todas las advertencias de nuestros grandes (Goethe, Fichte,
Herder), la hermandad de todos los pueblos continuó su camino.
Por ello, los judíos del mundo entero glorifican desde hace ciento treinta años el año
1789. Con razón, fue para ellos el año ante el cual cualquier otro en la Historia se
hundía. Y bajo los clarines de la idea de entonces, la incursión de Israel ha ido por todo
el mundo.
No, si nosotros queremos un levantamiento del pueblo alemán contra la rapacidad
extranjera, entonces no debemos poner nuestros ojos sobre la hipnotizante tricolor, sino
que tenemos que dirigirlos sobre nuestro interior, sobre las fuerzas en crecimiento de
nuestra propia esencia, y debemos llevar nuestra bandera como señal de otros principios
éticos de disposición, responsabilidad y de dominio de sí mismo.
Esto significa ahora: ¡golpe de timón! El sentido de la venidera revolución alemana
está en suplantar el orden de hoy por una legislación germana. Se tiene que crear un
suelo más puro y tiene que imperar un ambiente espiritual más claro, con el fin de que
podamos apreciar la grandeza de nuestro pueblo.

rroossss

Anuncios

Un comentario en “¿1789? Alfred Rosenberg (1921)

  1. Pingback: “1789?”, por Alfred Rosenberg « SER1889

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s