NUEVO CD DE MOLLFUÑ

MOLLFUN

Comenzando con la pre producción del nuevo cd , este trabajo es la segunda entrega de la “Trilogía de las Ciudades “, y cuenta con la participación de músicos tandilenses invitados.12360116_903182946395818_7748373201560816049_nviola

Ver la entrada original

Anuncios

EL CABALLERO (OSCURO) DE PROVIDENCE ( Gustavo Rodriguez)

Un pequeño homenaje al maestro del horror!

La Gran Raza De Yith

lovecraft

Escribir sobre la vida y obra de Howard Phillips Lovecraft  no es tarea sencilla , pues sumergirse en su mundo es ahondar en horrores cosmicos ,sobrenaturales, dioses  , locura y sombras.

Nacido en Providence, Estados Unidos, 20 de agosto de 1890, unico hijo de Winfield Scott Lovecraft y Sarah Susan Phillips Lovecraft , de niño Howard pasaba su tiempo vagando por oscuros paramos , imaginado historias y viendo lo que a ojos de otros era invisible, pues si William Blake( poeta y pintor ingles 1757-1827) visionaba angeles y seres de luz, el precoz Philips veia oscuros engendros astrales.

Pero no es sino hasta pasado 1926 donde apremiado por la soledad ( recientemente separado de su esposa Sonia) y la angustia, escribe sus mayores obras La llamada de Cthulhu en 1926, En las montañas de la locura en 1931, publicadas en la revista  Weird Tales.

Sus recursos literarios fueron unicos , escribia en primera persona ,daba la informacion…

Ver la entrada original 253 palabras más

The Entity Cthulhu

Lovecraftian Science

10644928_10203704165302113_2817454177040295407_n
Original sketch of the Cthulhu sculpture by H. P. Lovecraft

Cthulhu is probably the most well known entity described by H. P. Lovecraft.  I will not spend too much time describing the appearance of Cthulhu.  HPL described it in great detail and even make a sketch of the small sculpture found in the backwaters of Louisiana (see above).  Hundreds if not thousands of artist have drawn, painted or sculptured their interpretation of what Cthulhu looks like.  While a very small sampling of some of this artwork is included here, this article focuses solely on HPL’s text in its discussion of Cthulhu.

Essentially, Cthulhu was presented as a conglomeration of an octopus, human, bat and dragon.  More importantly, the description of the sailors’ experience in their encounter with Cthulhu is more telling than the sculpture, which is a feeble attempt to convey what the entity looks like.  When the aperture to Cthulhu’s…

Ver la entrada original 922 palabras más

Jerusalem WILLIAM BLAKE

descarga

Nueva Jerusalén

Del poema “Milton”

¿Y hollaron esos pies, antaño,
los verdes montes de Inglaterra?
¿Y viose el sacro Cordero de Dios
por los pastos ingleses, placenteros?

Resplandeció el divino rostro
sobre nuestras colinas nubladas?
¿Y edificose una Jerusalén
en medio de esos negros, satánicos molinos?

¡Dadme mi arco de oro ardiente!
¡Dadme mis flechas de deseo!
¡Traed mi lanza! ¡Abríos, oh nubes!
¡Traedme mi carro de llama!

No cejará en mi espíritu la lucha
ni ha de dormirse en mi mano la espada,
hasta que levantemos otra Jerusalén
en el solar verdeante y dulce de Inglaterra.

Ganadores del relato del mes de septiembre de 2014: tema libre

Muy feliz por haber sido seleccionado!!

El relato del mes

Estimados amigos. En la votación de este mes se ha producido una incidencia en la recepción, que motivó que inicialmente se publicara una clasificación final en la que no se incluía uno de los relatos participantes, por no haber votado. Se me ha demostrado que los votos se emitieron en tiempo y correctamente, si bien no llegaron a mi, no sé si por los duendes de la informática o por los duendes de mi torpeza. Por su relevancia he creído que  se debía modificar la clasificación ya publicada, pero, al influir en las primeras posiciones, he considerado justo tomar la siguiente decisión:

Los relatos ganadores del mes de septiembre, que ganan su derecho a su inclusión en el libro anual son: Qué se hizo de Jerónimo Sanz”, de Baro, “Jueves, seis y cuarto”, de Pato Bottos, “Los cuentos emigrantes”de Alberto Casado y “Un…

Ver la entrada original 129 palabras más

Poema El Cuervo ( Edgar Allan Poe)

poe

Una vez, al filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
oyóse de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
“Es —dije musitando— un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más.”

¡Ah! aquel lúcido recuerdo
de un gélido diciembre;
espectros de brasas moribundas
reflejadas en el suelo;
angustia del deseo del nuevo día;
en vano encareciendo a mis libros
dieran tregua a mi dolor.
Dolor por la pérdida de Leonora, la única,
virgen radiante, Leonora por los ángeles llamada.
Aquí ya sin nombre, para siempre.

Y el crujir triste, vago, escalofriante
de la seda de las cortinas rojas
llenábame de fantásticos terrores
jamás antes sentidos.  Y ahora aquí, en pie,
acallando el latido de mi corazón,
vuelvo a repetir:
“Es un visitante a la puerta de mi cuarto
queriendo entrar. Algún visitante
que a deshora a mi cuarto quiere entrar.
Eso es todo, y nada más.”

Ahora, mi ánimo cobraba bríos,
y ya sin titubeos:
“Señor —dije— o señora, en verdad vuestro perdón
imploro,
mas el caso es que, adormilado
cuando vinisteis a tocar quedamente,
tan quedo vinisteis a llamar,
a llamar a la puerta de mi cuarto,
que apenas pude creer que os oía.”
Y entonces abrí de par en par la puerta:
Oscuridad, y nada más.

Escrutando hondo en aquella negrura
permanecí largo rato, atónito, temeroso,
dudando, soñando sueños que ningún mortal
se haya atrevido jamás a soñar.
Mas en el silencio insondable la quietud callaba,
y la única palabra ahí proferida
era el balbuceo de un nombre: “¿Leonora?”
Lo pronuncié en un susurro, y el eco
lo devolvió en un murmullo: “¡Leonora!”
Apenas esto fue, y nada más.

Vuelto a mi cuarto, mi alma toda,
toda mi alma abrasándose dentro de mí,
no tardé en oír de nuevo tocar con mayor fuerza.
“Ciertamente —me dije—, ciertamente
algo sucede en la reja de mi ventana.
Dejad, pues, que vea lo que sucede allí,
y así penetrar pueda en el misterio.
Dejad que a mi corazón llegue un momento el silencio,
y así penetrar pueda en el misterio.”
¡Es el viento, y nada más!

De un golpe abrí la puerta,
y con suave batir de alas, entró
un majestuoso cuervo
de los santos días idos.
Sin asomos de reverencia,
ni un instante quedo;
y con aires de gran señor o de gran dama
fue a posarse en el busto de Palas,
sobre el dintel de mi puerta.
Posado, inmóvil, y nada más.

Entonces, este pájaro de ébano
cambió mis tristes fantasías en una sonrisa
con el grave y severo decoro
del aspecto de que se revestía.
“Aun con tu cresta cercenada y mocha —le dije—,
no serás un cobarde,
hórrido cuervo vetusto y amenazador.
Evadido de la ribera nocturna.
¡Dime cuál es tu nombre en la ribera de la Noche Plutónica!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

Cuánto me asombró que pájaro tan desgarbado
pudiera hablar tan claramente;
aunque poco significaba su respuesta.
Poco pertinente era. Pues no podemos
sino concordar en que ningún ser humano
ha sido antes bendecido con la visión de un pájaro
posado sobre el dintel de su puerta,
pájaro o bestia, posado en el busto esculpido
de Palas en el dintel de su puerta
con semejante nombre: “Nunca más.”

Mas el Cuervo, posado solitario en el sereno busto.
las palabras pronunció, como virtiendo
su alma sólo en esas palabras.
Nada más dijo entonces;
no movió ni una pluma.
Y entonces yo me dije, apenas murmurando:
“Otros amigos se han ido antes;
mañana él también me dejará,
como me abandonaron mis esperanzas.”
Y entonces dijo el pájaro: “Nunca más.”

Sobrecogido al romper el silencio
tan idóneas palabras,
“sin duda —pensé—, sin duda lo que dice
es todo lo que sabe, su solo repertorio, aprendido
de un amo infortunado a quien desastre impío
persiguió, acosó sin dar tregua
hasta que su cantinela sólo tuvo un sentido,
hasta que las endechas de su esperanza
llevaron sólo esa carga melancólica
de ‘Nunca, nunca más’.”

Mas el Cuervo arrancó todavía
de mis tristes fantasías una sonrisa;
acerqué un mullido asiento
frente al pájaro, el busto y la puerta;
y entonces, hundiéndome en el terciopelo,
empecé a enlazar una fantasía con otra,
pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño,
lo que este torvo, desgarbado, hórrido,
flaco y ominoso pájaro de antaño
quería decir granzando: “Nunca más.”

En esto cavilaba, sentado, sin pronunciar palabra,
frente al ave cuyos ojos, como-tizones encendidos,
quemaban hasta el fondo de mi pecho.
Esto y más, sentado, adivinaba,
con la cabeza reclinada
en el aterciopelado forro del cojín
acariciado por la luz de la lámpara;
en el forro de terciopelo violeta
acariciado por la luz de la lámpara
¡que ella no oprimiría, ¡ay!, nunca más!

Entonces me pareció que el aire
se tornaba más denso, perfumado
por invisible incensario mecido por serafines
cuyas pisadas tintineaban en el piso alfombrado.
“¡Miserable —dije—, tu Dios te ha concedido,
por estos ángeles te ha otorgado una tregua,
tregua de nepente de tus recuerdos de Leonora!
¡Apura, oh, apura este dulce nepente
y olvida a tu ausente Leonora!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Profeta!” —exclamé—, ¡cosa diabolica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio
enviado por el Tentador, o arrojado
por la tempestad a este refugio desolado e impávido,
a esta desértica tierra encantada,
a este hogar hechizado por el horror!
Profeta, dime, en verdad te lo imploro,
¿hay, dime, hay bálsamo en Galaad?
¡Dime, dime, te imploro!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Profeta! —exclamé—, ¡cosa diabólica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio!
¡Por ese cielo que se curva sobre nuestras cabezas,
ese Dios que adoramos tú y yo,
dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén
tendrá en sus brazos a una santa doncella
llamada por los ángeles Leonora,
tendrá en sus brazos a una rara y radiante virgen
llamada por los ángeles Leonora!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Sea esa palabra nuestra señal de partida
pájaro o espíritu maligno! —le grité presuntuoso.
¡Vuelve a la tempestad, a la ribera de la Noche Plutónica.
No dejes pluma negra alguna, prenda de la mentira
que profirió tu espíritu!
Deja mi soledad intacta.
Abandona el busto del dintel de mi puerta.
Aparta tu pico de mi corazón
y tu figura del dintel de mi puerta.
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.
Aún sigue posado, aún sigue posado
en el pálido busto de Palas.
en el dintel de la puerta de mi cuarto.
Y sus ojos tienen la apariencia
de los de un demonio que está soñando.
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama
tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,
no podrá liberarse. ¡Nunca más!

EL INMORTAL ( JORGE LUIS BORGES)

…Las noches del desierto pueden ser frías, pero aquélla había sido un fuego. Soñé que un río de Tesalia (a cuyas aguas yo había restituido un pez de oro) venía a rescatarme; sobre la roja arena y la negra piedra yo lo oía acercarse; la frescura del aire y el rumor atareado de la lluvia me despertaron. Corrí desnudo a recibirla. Declinaba la noche; bajo las nubes amarillas la tribu, no menos dichosa que yo, se ofrecía a los vívios aguaceros en una especie de éxtasis. Parecían coribantes a quienes posee la divinidad. Argos, puestos los ojos en la esfera, gemía; raudales le rodaban por la cara; no sólo de agua, sino (después lo supe) de lágrimas. Argos, le grité, Argos.

Entonces, con mansa admiración, como si descubriera una cosa perdida y olvidada hace mucho tiempo, Argos balbuceó estas palabras: Argos, perro de Ulises. Y después, también sin mirarme: Este perro tirado en el estiércol.

Fácilmente aceptamos la realidad, acaso porque intuimos que nada es real. Le pregunté qué sabía de la Odisea. La práctica del griego le era penosa; tuve que repetir la pregunta.

Muy poco, dijo. Menos que el rapsoda más pobre. Ya habrán pasado mil cien años desde que la inventé……

H. P. LOVECRAFT – HONGOS DE YUGGOTH -Poemas de la naturaleza

OCEANUS
A veces me detengo en la orilla
Donde las penas vierten sus flujos,
Y las aguas turbulentas suspiran y se quejan De secretos que no se atreven a contar. Desde
las simas profundas de valles sin nombres, Y desde colinas y llanuras que ningún mortal
conoce, La mística marejada y el hosco oleaje Sugieren como taumaturgos malditos Un millar
de horrores, henchidos por el temor Que ya contemplaron épocas hace tiempo olvidadas. ¡Oh
vientos salados que tristemente barréis Las desnudas regiones abisales;
Oh pálidas olas salvajes, que recordáis El caos que la Tierra ha dejado tras de sí;
Una sola cosa os pido:
Guardad por siempre oculto vuestro antiguo saber!
NOSTALGIA
Cada año, al resplandor melancólico del otoño, Los pájaros remontan el vuelo sobre un océano
desierto, Trinando y gorjeando con prisa jubilosa Por llegar a una tierra que su memoria
profunda conoce. Grandes jardines colgantes donde se abren flores De vivos colores, hileras
de mangos de gusto delicioso Y arboledas que forman templos con ramas entrelazadas Sobre
frescos senderos…todo esto les muestran sus vagos sueños.
Buscan en el mar vestigios de su antigua costa, Y la alta ciudad blanca, erizada de torres…
Pero sólo las aguas vacías se extienden ante ellos, Así que al fin dan media vuelta una vez
más. Y mientras tanto, hundidas en un abismo infestado de extraños pólipos, Las viejas
torres añoran su canto perdido y recordado.
MADRE TIERRA
Una noche, paseando, descendí por el talud De un valle profundo, húmedo y silencioso, Cuyo
aire estancado exhalaba un tufo de podredumbre Y una frialdad que me hacían sentir enfermo
y débil.
Los árboles numerosos a cada lado
Se cernían como una banda espectral de trasgos, Y las ramas contra el cielo menguante
Tomaban formas que me daban miedo, sin saber por qué.
Seguí avanzando, y parecía buscar
Alguna cosa perdida como la alegría o la esperanza, Pero pese a todos mis esfuerzos no pude
encontrar Más que los fantasmas de la desesperación.
Los taludes se estrechaban cada vez más,
Hasta que pronto, privado de la luna y las estrellas, Me vi comprimido en una grieta rocosa
Tan vieja y profunda que la piedra Respiraba cosas primitivas y desconocidas. Mis manos,
explorando, intentaban rastrear Los rasgos del rostro de aquel valle, Hasta que en el musgo
parecieron encontrar Un perfil espantoso para mi mente.
Ninguna forma que forzando los ojos Hubiera podido ver, habría reconocido;
Pues lo que tocaba hablaba de un tiempo Demasiado remoto para el paso fugaz del hombre.
Los líquenes colgantes, húmedos y canosos, Me impedían leer la antigua historia;
Pero un agua oculta, goteando tenuemente, Me susurraba cosas que no habría debido saber.
“Mortal, efímero y osado,
En gracia guarda para ti lo que cuento, Pero piensa a veces en lo que ha sido, Y en las escenas
que han visto estas rocas desmoronadas;
En conciencias ya viejas antes de que tu débil progenie Apareciese en una magnitud menor, Y
en seres vivientes que todavía alientan Aunque no parezcan vivos a los humanos. Yo soy la
voz de la madre tierra, De la que nacen todos los horrores.”

EL CABALLERO (OSCURO) DE PROVIDENCE ( Gustavo Rodriguez)

lovecraft

Escribir sobre la vida y obra de Howard Phillips Lovecraft  no es tarea sencilla , pues sumergirse en su mundo es ahondar en horrores cosmicos ,sobrenaturales, dioses  , locura y sombras.

Nacido en Providence, Estados Unidos, 20 de agosto de 1890, unico hijo de Winfield Scott Lovecraft y Sarah Susan Phillips Lovecraft , de niño Howard pasaba su tiempo vagando por oscuros paramos , imaginado historias y viendo lo que a ojos de otros era invisible, pues si William Blake( poeta y pintor ingles 1757-1827) visionaba angeles y seres de luz, el precoz Philips veia oscuros engendros astrales.

Pero no es sino hasta pasado 1926 donde apremiado por la soledad ( recientemente separado de su esposa Sonia) y la angustia, escribe sus mayores obras La llamada de Cthulhu en 1926, En las montañas de la locura en 1931, publicadas en la revista  Weird Tales.

Sus recursos literarios fueron unicos , escribia en primera persona ,daba la informacion justa y a veces ni eso dejando a la imaginacion y el miedo la ultima palabra ,sus horrores transcurrian mayormente en su Rhode Island natal ,volviendose cotidianos, haciendo al lector  participe y protagonista al la vez de sus historias , las que podemos dividir en dos grandes grupos las de tendecia Dunsanyana y sus Mitos de Cthulhu.

Conforman el primer grupo obras como Los Gatos de Ultar de 1920 o Mas alla del muro de los  Sueños de 1919.

En el segundo grupo sus obras mas conocidas y representantivas , la ya nombrada La llamada de Cthulhu y  La sombra sobre Innsmouth  de 1931.

En estos mitos todo un panteon de dioses astrales se mezclan con antiguas civilizaciones , cultos y viejas leyenas .

Libros miticos ficticios como el macabro Necronomicon y sus conjuros de muerte refuerzan esta mitologia, ediciones falsas de este libro durante muchos años contribuyen tambien a la leyenda.

Influencia innegable de multiples escritores , desde Stephen King, hasta autores de comics , cineastas y musicos , su obra no termina con su muerte en 1937 , sino que crece y se resignifica con  cada susurro , cada miedo ancestral que despierta cuando recibimos la llamada del caballero de Provindence.

“Es una lástima que la mayor parte de la humanidad tenga una visión mental tan limitada a la hora de sopesar con calma y con inteligencia aquellos fenómenos aislados, vistos y sentidos sólo por unas pocas personas psíquicamente sensibles, que acontecen más allá de la experiencia común”.

Howard Phillips Lovecraft